El Dominio Público y la Tecnología como Motor de Liberación

16 05 2011

El concepto Dominio Público, aunque no es reciente, nunca ha sido bien visto ni avalado por la sociedad. Muchos están de acuerdo en que todo debe ser guardado, protegido o escondido para que nadie lo copie, lo use, lo cambie, lo dañe, lo robe o lo desaparezca. Sí, incluyendo el conocimiento y la información. Lawrence Lessig indica que dentro de cada cultura hay un dominio público, una zona sin abogados que no se rige por las legislaciones del derecho de autor. A lo largo de la historia, esta parte de la cultura ha sido vital para la divulgación y el desarrollo del trabajo creativo.

Irónicamente, esta sociedad, la Sociedad de la Información, ve la crisis diariamente en el campo económico, gubernamental, social, educativo, personal e intelectual. Esto ha llevado al mundo a modificar y potencializar los recursos existentes, aquello que podemos multiplicar para beneficio actual y el de las generaciones futuras. Esta transformación, de corte individual al comienzo, lleva a la producción de conocimiento a una transición primero local y luego global. Pero, esta transición no se logra sin la debida información y sin el debido dominio de la tecnología como motor de producción y liberación junto al capital intelectual.

Ahora, ¿por qué la importancia del dominio público? Según The Public Domain Manifesto (2010) “el dominio público, es la riqueza de información que está libre de barreras de acceso o de reutilización usualmente asociada a la protección de la propiedad intelectual, ya sea porque está libre de cualquier protección de derechos o porque los titulares de derechos han decidido eliminar dichas barreras. Es el material en bruto a partir del cual se deriva nuestro conocimiento y se crean nuevas obras”. Tener un dominio público saludable y próspero es esencial para el bienestar social y económico de nuestras sociedades.

Un dominio público saludable y próspero es uno de los prerrequisitos para garantizar que los principios del artículo 27 (1) de la Declaración Universal de los Derechos Humanos (‘Toda persona tiene derecho a participar libremente en la vida cultural de la comunidad, a gozar de las artes y a participar en el progreso científico y sus beneficios.’) pueda ser disfrutado por cualquiera en cualquier parte del mundo”. Por otro lado, La Carta de los Derechos Civiles (2003) para una Sociedad del Conocimiento Sustentable sostiene que su principio central es que el conocimiento humano se entienda como un bien público común, como herencia y propiedad de la humanidad, y como recurso valioso de riqueza pública.

Mi intención no es convencerlo de algo en lo que no crea, es simplemente provocar su pensamiento y alentarlos a que liberen todo su potencial intelectual, obras pasadas y a sustentar la liberación de la cultura mediante la digitalización. El acceso libre al conocimiento y a la información hace posible una participación democrática en asuntos públicos, estimula la creatividad y la innovación en la ciencia, la economía y la cultura.

Anuncios




Defensa de la dimensión pública del conocimiento vs la privatización estratégica

13 05 2011

A diario, comparto con profesores universitarios. Profesores de un alto calibre cognoscitivo y que son un gran soporte estructural para la vida intelectual académica. Sin embargo, tanta regulación y rigidez institucional hace que este derroche de conocimiento quede aprisionado por el dique de la privatización estratégica, ya sea por las editoriales o muy bien por la cultura de rango y renombre (social, laboral o personal) a la que hemos estado sumisos desde siempre. Los modos de regulación intelectual deben tomar un giro distinto, dado que los cambios tecnológicos y económicos están llevando una trayectoria muy diferente a como cuando se legislaron las primeras leyes de Propiedad Intelectual en nuestro país y en el mundo. La Universidad como ente de creatividad y desarrollo del conocimiento, debe moverse según el ritmo que nos baila el nuevo siglo. No obstante, vemos como la falta de cadencia en este ámbito hace que no se proyecte a nivel global y competitivo como otros países. Los riesgos son parte del cambio y el cambio es parte de la innovación.

Por otro lado, es contradictorio el escuchar trilladamente el término colaboración cuando entre el mismo profesorado es casi nula esta práctica. Los celos intelectuales entre ellos son peores que los de pareja, no logran entender que aunque compartan su conocimiento, JAMÁS perderán su sabiduría. Al contrario, habrá una explosión, no sólo de cantidad, si no de calidad. La propiedad intelectual “promueve” el que los autores vivan de su producto, pero se ha demostrado que esto sólo le ha funcionado a una microelite. Entonces, ¿cuál es la resistencia? Sin lugar a dudas y como ya se mencionara anteriormente, la presión institucional es arrolladora. Sin producciones impresas protegidas legalmente, las posibilidades de acenso se reducen. Pero, ¿qué pasa con la creación digital?

Es triste pensar que debido a los acelerados cambios tecnológicos intenten reducir y controlar la producción de obra intelectual. ¿Por qué no apoyar el que las producciones intelectuales pasadas se liberen mediante su digitalización? ¿Por qué pagar por informes, reportes, artículos o investigaciones, no vivimos en la Era de la INFORMACIÓN? La Declaración de Ginebra en el 2004 le riposta a la Organización Mundial de Propiedad Intelectual que “la concentración de la propiedad y el control del conocimiento, entre otros, perjudican el desarrollo de las instituciones académicas democráticas”. ¡Despertemos! Por qué asimilarnos a leyes arcaicas cuando podríamos tener una visión productiva totalmente diferente como lo ha hecho Lawrence Lessig con la creación de las licencias Creative Commons. ¿Qué están haciendo el gobierno y el mundo universitario para presentar propuestas legislativas e institucionales que modifiquen la gestión del derecho de autor? Richard Stallman, propulsor de la Cultura Libre menciona en su blog: “No necesitamos Propiedad Intelectual, necesitamos Riqueza Intelectual. Una riqueza abierta dedicada a la investigación y promoción de formas nuevas e imaginativas de estimular y diseminar el conocimiento”.

Mi punto de vista: Que viva el Copyleft, la Apertura y el Construccionismo Social!





Sciencefeed

10 03 2010

El mundo del Internet es infinito y en una de estas búsquedas en las que comenzamos en un lugar y terminamos encontrando cosas “por equivocación” tropecé con esta herramienta: Sciencefeed. Al igual que Twitter, Sciencefeed es un microblog donde la cantidad máxima de caracteres para compartir es de 140. Sin embargo, puede compararse con Facebook por la manera de hacer conexiones con otras personas y porque le permite colocar enlaces, fotos, publicaciones y documentos. Este sitio Internet le brinda la posibilidad de encontrarse con científicos de todas partes del mundo, personas dedicadas a la Academia o simplemente personas que quieren ser parte del futuro de la ciencia. Anímese y acceda http://www.sciencefeed.com para que explore otro de los beneficios de las redes sociales. Aquí podrá enterarse de avances, conferencias, investigaciones, publicaciones y todo lo relacionado al fantástico mundo de la ciencia.





C3: Constructivismo, Construccionismo Social y Conectivismo

29 01 2010

¿Quién dijo que al aprendizaje se le compara con el tronco de un árbol? En el siglo que vivimos debemos mirar  más allá de ese tronco y observar sus ramas y sus hojas. El estudiante ya no tiene un cerebro como depositorio de información y si lo vemos así, es porque lo hemos provocado. Esta cultura educativa de “transmitir” ya no funciona y con este punto de vista es que parte el constructivismo. Esta teoría presenta al aprendizaje como un proceso mental donde el individuo se desarrolla a medida que interactúa con su entorno.  Construye empíricamente y es responsable de su propio conocimiento. Si a esto le sumamos el construccionismo social, vemos que el individuo aprende mediante el intercambio social y se le facilita la utilización de conceptos debido a la diversidad de orígenes y situaciones. ¿Cómo se logra esto? A través del conectivismo. Hoy día estamos conectados gracias al teléfono, a la computadora, a los reproductores musicales, a los videos juegos, en fin… a muchísimos artefactos que hacen de nuestra vida una más simple. No sólo eso, nos conectamos con colegas, con el profesor, con el estudiante, con la familia, con las amistades, con personas del extranjero y todos ellos tiene algo que compartir y que a través de la interacción incrementamos nuestro economía intelectual.





Slidecast Web 2.0

30 11 2009




Le Web Conference 2009

16 10 2009

leweb

Trece años sin vistar París.  Qué mejor momento que este para hacerlo cuando se acerca una de las conferencias más imortantes en el continente europeo. Le Web Paris 2009 se llevará a cabo los días 9 y 10 de diciembre y tendrá una participación de más de 1,800 personas de 30 diferentes países. Sin duda debe ser una experiencia fenomenal, lamentablemente y por cuestiones de trabajo… no podré asistir. Como tema tienen “The Real-Time Web”, nada más a tono con lo que estamos viviendo a diario donde ya un gran porcentaje de empresarios, educadores y personas en general utilizan estas herramientas para comunicarse, agilizar y producir de manera colaborativa proyectos e ideas no tanto ya de manera estática o social, si no: en tiempo real.





Integración de la Web 2.0

10 04 2009

Web 2.0

¿Cuán diferente puede ser una clase tradicional para un alumno 2.0 ? Esta pregunta no nos puede ser impasible. El interés de nuestros alumnos crece a pasos agigantados, lo noto a diario en mi escuela, hasta yo me aburro de lo tradicional. En ellos se ve el ánimo de hacer el trabajo, la ligereza con la que trabajan, la perfección, el rápido y buen manejo de los recursos y los excelentes resultados. Con ellos he trabajado un Wiki, tirillas digitales, podcasts, presentaciones en Google Docs, videos para contar historias, etc. Todo esto los hace partícipes de una experiencia formidable. No sólo debemos educar para que pasen un examen de universidad, si no para que sean competentes en ese mundo que les espera. Si desarrollamos jóvenes atemperados con las necesidades que exige este mundo tan cambiante, serán líderes responsables y conscientes de que su lugar de trabajo los considerará exitosos y con miras a promociones internacionales si de globalización hablamos.

Una alternativa innovadora son los cursos en línea. Éstos son más comunes y eficientes de lo que uno imagina, ofrecen ventajas como: flexibilidad de horario, material fijo, acceso desde el hogar o cualquier lugar del mundo, conocimiento de nuevas herramientas de trabajo a nivel colaborativo e individual, entre muchas otras. Sin embargo, para lograr que estas ventajas se conviertan en realidad, el profesor debe ser el enlace para ese ambiente de apoyo y creatividad teniendo como meta el asegurar la actividad grupal. Ahora, no todo recae sobre el profesor, el alumno tiene tanto derechos, como deberes.

Baker (2008) argumenta que « aún los maestros con las mejores intenciones de usar la tecnología para apoyar el aprendizaje pueden encontrar obstáculos si no la conocen ». Sin embargo, nos presenta soluciones para estas situaciones con las que estamos tan familiarizados. Ella recomienda el uso de páginas Web, blogs, wikis, páginas de código abierto entre otros recursos ya que cada una de las opciones incluye los pasos que deben seguirse para su creación. Qing Li (2007) presenta por su parte la visión de los estudiantes y nos describe las ventajas y desventajas que la tecnología les presenta a diario. No obstatnte, « vemos ventajas y desventajas similares en maestros y estudiantes a la hora de integrar la tecnología (…) los estudiantes la ven como una manera de mejorar su proceso de aprendizaje, no como algo imprescindible ».

En cambio, si me dieran la oportunidad de diseñar un curso, lo haría en Desarrollo Profesional. Me apasiona ese campo y ver cuando los adultos tienen metas de crecimiento intelectual. Sería un curso donde se le permitiera al usuario diseñar material rico en contenido y en multimedia con recursos gratuitos que esta nueva era nos entrega. Incluiría actividades que los comprometiera con el aprendizaje que implica la globalización, la solución de problemas y la investigación; todo para captar su atención. Entre los recursos que utilizaría se encuentran Second Life como plataforma. Este « sim » nos permite presentar multimedia, utilizar nuestra voz, escribir, socializar, crear y muchas otras opciones. Otros recursos serían el wiki para manejo de contenido, el blog para reflexiones, podcasts, vodcasts, bookmarks, programas de fotos, animaciones y otros.

Lo importante no es si los cursos son para estudiantes o profesionales, si no diseñar actividades que vayan acorde con las destrezas de información y con el constructivismo y el conexionismo que nos exige el nuevo siglo. De esta manera fomentamos la responsabilidad, el conocimiento y la colaboración que destaca este sistema. ¿Para qué y por qué tanto cambio? Este nuevo siglo exige innovación, desarrollo social, dinámica colaborativa y compromiso de aprendizaje masivo. Las empresas buscan gente con dominio de conocimiento en teoría y en la práctica, pero la capacidad de análisis y organización así como las habilidades tecnológicas y de resolución de problemas son la médula imperante. De igual forma, el compromiso ético, las relaciones interpersonales, el poder expresión respetuosa con expertos de otras materias y de diversas culturas serán la entrada a un mejor mundo laboral.

Referencias

Baker, E. (2008, Mayo). Learning and Leading with Technology. Creating valuable class websites. 35 (7), 18-21

Li, Q. (2007, Summer). Journal of Research on Technology in Education. Student and teacher views about technology : A tale of two cities? 39 (4), 377-397








A %d blogueros les gusta esto: